¿Qué criterios debe cumplir una iluminación confortable a la vista?

Es un hecho que la calidad de la luz es un diferenciador clave en la iluminación y ya desde hace varios años, la tecnología LED brinda un gran abanico de posibilidades para diferenciar la calidad de la luz espacial, espectral y temporal. Esto nos fuerza a revisar la manera tradicional de evaluar la calidad de la luz. Signify optimiza de manera continua sus productos al reunir una comprensión profunda de las necesidades del usuario, conocimiento sobre las aplicaciones de iluminación y perspectivas científicas.

Signify ha creado la marca EyeComfort con base en los criterios de parpadeo, efecto estroboscópico, seguridad fotobiológica, deslumbramiento, regulación, ajustabilidad, reproducción cromática y ruido audible. En este sentido, su gama de productos de lámparas y luminarias LED se evalúa por medio de estos criterios.

En este informe realizado por Signify, se describen los criterios en los que se basa EyeComfort con la finalidad de ofrecer una iluminación con altos estándares para el cuidado de la salud visual:

  1. Parpadeo y efecto estroboscópico
    Ambos son “artefactos” de luz temporal (TLA, por sus siglas en inglés). Los TLA se definen como cambios en la percepción visual, inducidos por un estímulo luminoso, la luminancia o la distribución espectral, que fluctúan con el tiempo para un observador humano en un entorno especificado.

Las fluctuaciones pueden venir de varias fuentes, entre las que se incluyen: perturbaciones en la red eléctrica, interacciones con los controles (p. ej., reguladores), perturbación en la señal de entrada proveniente de fuentes externas (p. ej., microondas) y fluctuaciones diseñadas desde el driver electrónico. Se conocen métodos para suprimir las fluctuaciones en la potencia lumínica del LED y, al mismo tiempo, reducir la visibilidad de TLA no deseados. Sin embargo, estos métodos, requieren un compromiso con el costo y la eficiencia y requieren más espacio físico; además, reducen la duración de los productos LED con cualquier arquitectura.

Hasta hace poco, varias mediciones, como el Índice de parpadeo (FI, por sus siglas en inglés) y la profundidad de modulación, se utilizaban para evaluar la visibilidad del parpadeo y del efecto estroboscópico. Ninguna de estas mediciones es adecuada para predecir lo que las personas realmente perciben o experimentan. La visibilidad del parpadeo y del efecto estroboscópico se ve afectada por la profundidad de modulación, la frecuencia, la forma de onda y el ciclo de operación, y estas mediciones no toman en cuenta todos estos parámetros.

Por lo tanto, los modelos científicos se han desarrollado sobre la base del sistema visual humano, haciendo referencia a la percepción visual de los humanos, que es la parte del sistema nervioso que nos permite ver. Una medición de TLA más sólida para el parpadeo es PstLM, y para el efecto estroboscópico, SVM


2. Seguridad fotobiológica

El riesgo de luz azul es un daño fotoquímico de la retina y depende de la composición espectral, la intensidad y el tiempo de exposición al ojo. La Comisión Electrotécnica Internacional (IEC, por sus siglas en inglés) ha desarrollado un estándar para evaluar la seguridad fotobiológica. Las fuentes se clasifican en 4 grupos de riesgo (0 = ningún riesgo, 3 = alto riesgo).

Grupo de riesgo 0: La lámpara no representa ningún riesgo fotobiológico

Grupo de riesgo 1: No hay ningún riesgo fotobiológico bajo limitaciones de comportamiento normal.

Grupo de riesgo 2: No representa ningún riesgo debido a la respuesta de aversión a la luz brillante o incomodidad térmica

Grupo de riesgo 3: Peligroso incluso para la exposición momentánea.
Un malentendido común en los medios es la idea de que la iluminación mediante LED contiene mayores proporciones de longitudes de onda azules y, por lo tanto, es más probable que cause el riesgo de luz azul. La Global Lighting Association ha investigado y medido esto a fondo, al comparar el contenido espectral de diferentes tecnologías de iluminación con el estándar que se mencionó anteriormente, junto con los aportes de muchos científicos.

3. Regulación
La función de regulación de los productos LED se define como la posibilidad de cambiar la intensidad de la luz según su propia preferencia. La función de regulación de los productos LED le permite crear la iluminación dirigida o el ambiente perfecto en cada entorno. Las personas quieren regular la iluminación artificial por varias razones. En primer lugar, quieren la capacidad para cambiar el ambiente del entorno (tenue y acogedor, brillante y energizante). En segundo lugar, la función de regulación puede proporcionar diferentes niveles de flujo durante el día, sobre la base de diferentes actividades o según los niveles de luz exterior.

La mala implementación de la función de regulación puede generar incomodidad o efectos indeseados, como el parpadeo visible en niveles de regulación profunda, transiciones inestables, altos niveles de luz mínima. Estos problemas se originan a partir del circuito del driver de LED, variaciones en la amplitud de la tensión de red, cargas conectadas a la red e interacción del regulador. El diseño de electrónica inteligente resuelve el problema de regulación profunda que suprime variaciones visibles repetitivas o irregulares en el nivel de luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Cotiza ahora!
Encuentranos
×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?