¿Cómo reducir las emisiones de carbono en proyectos de arquitectura?

Se estima que, desde la década de 1970, las demandas de recursos asociadas al estilo de vida actual han excedido la capacidad biológica del planeta para satisfacerlas. Es decir, estamos explotando y contaminando la naturaleza más de lo que puede recuperarse naturalmente. Según el Banco Mundial, si la población mundial alcanza la cantidad proyectada de 9.6 mil millones de personas para 2050, se necesitarán casi tres Planetas Tierra para contar con los recursos naturales necesarios para mantener el estilo de vida actual de la humanidad.

Todos los días se libera una enorme cantidad de dióxido de carbono a la atmósfera a partir de la industria, el transporte, la quema de combustibles fósiles, e incluso la respiración de las plantas y seres vivos. A medida que se exponen las consecuencias del cambio climático, tanto los gobiernos como las empresas del sector privado están estableciendo objetivos para la reducción de las emisiones de carbono, ya que la alta concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera potencia la contaminación del aire y aumenta las posibilidades de lluvia ácida, entre otras consecuencias.

La industria de la construcción tiene un impacto significativo en este tema, ya que los materiales y productos causan emisiones de dióxido de carbono al utilizarse en actividades como la minería, el transporte, las fábricas, y la combinación de productos químicos. El concepto de ‘huella de carbono’ aborda la suma del impacto de todas las emisiones de gases de efecto invernadero atribuidas a los materiales a lo largo de su ciclo de vida (extracción, fabricación, construcción, utilización/manutención y finalización de vida útil/eliminación). La neutralización del carbono es una alternativa que busca evitar las consecuencias del desequilibrio del efecto invernadero, a partir del cálculo de sus emisiones. Aunque el tema nos parece amplio y casi ajeno a nosotros, los materiales que elegimos y la forma en que trabajamos con ellos dejan una huella que debemos tener en cuenta.

Existen algunos puntos que debes tener en cuenta para reducir la huella de carbono en tus proyectos:

Un buen proyecto puede reducir las emisiones de carbono durante el uso del edificio. Es importante buscar la manera de influir en la ocupación y el uso que se le dará a los edificios y la infraestructura. De hecho, se estima que el 20% del impacto en términos de consumo de energía ocurre en la fase de diseño y construcción, mientras que el 80% ocurre en la fase de operación del edificio. Por lo tanto, pensar en el aislamiento adecuado, la iluminación natural y el sombreado, puede disminuir considerablemente la necesidad de utilizar una mayor cantidad de energía en el futuro.

Comprender los materiales especificados en el proyecto y de dónde vienen. Como ya hemos discutido, la extracción, producción y transporte de materiales de construcción básicos utilizan una enorme cantidad de energía y carbono. En Brasil, por ejemplo, la industria del acero representa alrededor del 35% de las emisiones de carbono del sector industrial, mientras que la producción de cemento representa el 19%. Hay fabricantes que ya están buscando mitigar estos efectos. Por ejemplo, hay materiales naturales en los que el proceso de producción es muy bajo, pero su transporte al sitio de construcción puede ser el gran villano, como las piedras naturales y algunos tipos de madera. La forma más objetiva de comparar la huella de carbono de los productos / soluciones es mediante la medición de su EPD (Environmental Product Declarations), que ofrece una indicación sobre el impacto ambiental de los materiales durante todo el ciclo de vida.

Durante la fase de construcción, es importante considerar el impacto de la maquinaria pesada, el transporte de materiales y la generación de residuos, así como su eliminación adecuada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Cotiza ahora!
Encuentranos
× ¿Cómo puedo ayudarte?