Evita altos consumos de luz ahorrando en casa

Establecer medidas de ahorro es de mucha utilidad, ademas de ayudar en tu economía, evitas problemas en casa y ayudas al medio ambiente.

Con el inicio de la primavera y el aumento de las temperaturas, encender aires acondicionado se hace necesario.

Algunas familias en su necesidad de ahorrar y que no se eleven los cobros en sus servicios de energía eléctrica “aguantan” lo más posible la activación de equipos de refrigeración, sin embargo comienzan a utilizar abanicos, siendo un equipo más a los ya usados diariamente en casa.

El ahorro o eficiencia energética consiste en utilizar la energía de mejor manera. Es decir, con la misma cantidad de energía o con menos, obtener los mismos resultados. Esto se puede lograr a través del cambio de hábitos, del uso tecnologías más eficientes, o una combinación de ambos.

Si a esto sumamos que diariamente se utilizan en algunos casos televisores, refrigeradores, planchas, lavadoras, diarios, focos, entre otros equipos, darle más carga al recibo se hace inevitable.

Por ello y antes de que “una sorpresa” llegue junto con tu cuenta del pago de luz a tu hogar, comienza a establecer acciones de ahorro de energía.

Para ello te damos unos breves tips, que te serán de mucha utilidad y que son los recomendados por la Comisión Federal de Electricidad.

  1. Revisa tu instalación eléctrica.- Apaga todos los focos y desconecta los aparatos que consumen energía.
  2. Desconecta los aparatos eléctricos cuando no se utilicen.- Muchos aparatos consumen energía aunque estén apagados como el cargador de celular o la computadora, así como las pantallas o las consolas de videojuegos.
  3. Ubica tus aparatos de aire acondicionado en lugares frescos.- Los aparatos eléctricos consumen menos energía cuando se ubican en lugares bien ventilados. Cambia regularmente los filtros, según lo indique el manual del usuario.
  4. Da mantenimiento preventivo y correctivo a los electrodomésticos.- Los aparatos eléctricos consumen más energía si tienen fallas acumuladas, por lo que es recomendable que sean revisados periódicamente por técnicos especializados.
  5. Compra aparatos eléctricos certificados como ahorradores.- Revisa que los equipos que compres estén certificados como ahorradores y evita que tu recibo de luz aumente innecesariamente. La CONUEE otorga un sello a los equipos con buen desempeño y ahorro de energía.
  6. Utiliza la vegetación a tu favor.- Las enredaderas o plantas que cambian de follaje cada año dan sombra en verano y permiten el paso de la luz del sol en invierno.
  7. Aprovecha la iluminación natural.En las zonas de clima templado en el país, las habitaciones con tragaluces, ventanas o domos no requieren mucha iluminación eléctrica. En las zonas de clima tropical, las ventanas también sirven como fuente de iluminación pero, a causa del calor, su apertura es más recomendable en las mañanas o al final del día.
  8. Aplica materiales o pinturas aislantes.- Los aislantes en techos o paredes reducen el intercambio de calor con el exterior. En verano, mantienen el ambiente fresco generado por el aire acondicionado y en invierno retienen el calor en el interior.
  9. Pinta las paredes y techos de colores claros dentro y fuera de tu casa.- Los colores claros en el exterior reflejan la luz del sol, ayudando a que la casa se caliente menos; en el interior permiten que se aproveche mejor la luz natural y artificial.
  10. Sustituye los focos incandescentes por focos ahorradores o LEDs.- Verifica que tus focos sean de fabricantes reconocidos que ofrezcan altos niveles de iluminación y una larga vida útil. Para las áreas de uso común, como pasillos, escaleras o estacionamientos, te recomendamos que uses luminarias con sensores de movimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Cotiza ahora!
Encuentranos
× ¿Cómo puedo ayudarte?