Hologramas, luz tridimensional que desafía la percepción

Visualiza una imagen suspendida en el aire, que al moverse permite a quienes la observan apreciarla desde diferentes perspectivas, tal y como si fuera un objeto real que puede tomarse con las manos en cualquier momento. Así es un holograma, una «fotografía desde todos los ángulos» que nació de la ciencia para ser utilizada como arte y tecnología.

Pero ¿Cómo es que a partir de un láser o luz blanca se puede obtener una figura tridimensional muy semejante a un objeto real? La holografía es una técnica óptica-lumínica que ha sido desarrollada desde el siglo pasado por varios científicos. Con el avance de los años esta tecnología ha evolucionado, sin embargo el mecanismo sigue conformado básicamente igual: una fuente de luz, espejos, lentes y una película sensible a los rayos luminosos.

Para comprender el funcionamiento del dispositivo holográfico, que permite observar éste fenómeno tridimensional, es necesario mencionar dos fenómenos lumínicos que suceden durante el proceso de la holografía.

El primero es la difracción de la luz, en la que se hace pasar el rayo de la fuente lumínica a través de rendijas muy estrechas para lograr una «abertura» en la dirección que viaja el haz; esta acción permite que se logren patrones de zonas oscuras y brillantes que después serán proyectadas sobre el material sensible.

A su vez, el mismo haz emitido por la fuente luminosa es utilizado para iluminar aquello que se hará holograma; de esta manera se busca emitir de forma exacta toda la información visual recaudada en dicho objeto y reflejarla también en la película sensible.

El siguiente paso es unir ambos rayos de luz mencionados y así generar un fenómeno lumínico llamado interferencia. En él, las ondas de las luces se mezclan para hacer una «reconstrucción de la imagen»; proceso en el que se construyen exactamente las ondas luminosas reflejadas por el objeto verdadero. De ahí el realismo del holograma.

Finalmente, se graba el diagrama de dicha interferencia producido por los dos haces de luz y se revela; aquí es cuando surge la imagen tridimensional que puede ser observada desde varias perspectivas y será igual que el objeto original.

Un poco más de la holografía…

Con raíces en el griego, donde «holos» significa totalidad y «grafos» grabado, la holografía ha sido trabajada durante muchos años por diversos científicos. Se le adjudica su descubrimiento al húngaro Dennis Gabor en 1947, no obstante, investigadores como Stephen Benton hicieron referencia a la holografía como un fenómeno científico que ha proporcionado un medio para hacer arte.

Es por ello que actualmente, además de las aplicaciones tecnológicas, de seguridad y científicas, es posible observar hologramas en exhibiciones museográficas, artísticas o diseño de iluminación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Cotiza ahora!
Encuentranos
×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?