Iluminación inteligente, movilidad del futuro

La iluminación digital será clave para definir el futuro de las ciudades y de la industria automotriz. Aplicaciones como la transmisión de datos de internet a través de la luz (Li-fi), la inteligencia artificial para interconectar inmuebles, vialidades y autos, hará realidad el uso de autos sin conductor o de calles que ya no requieran de semáforos.

Con la mira puesta en «darle forma al futuro a través de iluminación con conectividad ininterrumpida», la empresa Osram Continental realizó hace unos meses la apertura de un centro de Investigación y Desarrollo (R&D) en Guadalajara, México. Se trata de una instalación de 2,100 metros cuadrados donde se emplea a unas 65 personas.

Dirk Linzmeier, CEO global de OSRAM Continental, señala que Guadalajara «es un lugar de importancia estratégica que fortalece nuestra presencia en México y las Américas y nos permite servir mejor a nuestros clientes regionales», señala durante su visita en México para la apertura de la nueva factoría.

¿Qué posibilidades hay para el futuro de la iluminación?

El negocio de la iluminación automotriz ha cambiado mucho en los últimos años. Antes sólo se trataba de encender y apagar las luces, y ahora se migra de los faros de halógeno y xenón hacia nuevas tecnologías que nos ofrecen mayores funcionalidades.

La iluminación ahora es digital y nos lleva a una explosión enorme de posibilidades que será en beneficio de millones de nuestros clientes. Tenemos ya la matriz de iluminación (matrix light); ésta se traducirá en aplicaciones como luces para el tráfico que tienen mayores funcionalidades y seguridad, por ejemplo, para no encandilar a los autos que vienen de frente, al otro lado de la autopista, o para mejorar la iluminación de los señalamientos en las calles de la ciudad.

Nuestra misión lo dice: darle forma al futuro a través de iluminación con conectividad ininterrumpida. Queremos llevar la iluminación a otro nivel y la conectividad. Lo tomamos con una visión amplia y enfocada a integrar el trabajo de las 16 ubicaciones que tenemos en el mundo.

Producimos una parte del faro frontal de muchos autos y tenemos que asegurarnos que esté bien conectado, no sólo mecánicamente sino también electrónicamente. Hablamos del software que recibe las señales que a su vez alimentan el algoritmo; este último es el que con la información que recibe define qué tipo de iluminación es la mejor o la que prefiere el conductor.

Por ejemplo, también el sistema se conecta a la nueva y podrá recibir información del clima y el algoritmo definirá la iluminación más segura para esas condiciones de medio ambiente.

¿Cómo participan en el desarrollo de autos autónomos?

Tenemos diferentes rutas de trabajo en las que nos estamos moviendo. El primero es la funcionalidad de asistencia en el camino a través de sensores de movimiento. La otra ruta es el trabajo que se hace con vialidades restringidas, donde se contará con la infraestructura para este tipo de autos que se conducirán sin una intervención humana. Empezaríamos por ahí para luego ver su traslado hacia su uso en las carreteras y ciudades.

Esto cambiará el comportamiento en el uso de los autos. Nos lleva a pensar en otras necesidades que se derivan de tener autos que se conducen solos como, por ejemplo, por qué ser propietario de un auto así. Prevemos que serán vehículos compartidos y de uso intensivo a lo largo del día por diferentes usuarios. Incluso se le podrá agregar la función a esos autos para que vayan a cargar la batería y que no sea una preocupación de nadie en particular.

Cuando suceda que no haya propietarios únicos, las preferencias de iluminación serán un factor relevante para los usuarios de esos vehículos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Cotiza ahora!
Encuentranos
× ¿Cómo puedo ayudarte?