¿Luz blanca o multicolores? Cómo iluminar arquitectura clásica en tiempos del LED

Cuando llegó a China para iluminar el puerto de Huang Pu River a principios de 2018, Charles Stone (Fisher, Marantz & Stone) se encontró preguntándose: “¿cómo hablarle a los habitantes de Shanghai acerca de su propia ciudad? No soy chino; ni siquiera parezco chino”. Poco más tarde, un tanto más relajado, se dio cuenta de que el proyecto de iluminación debía enfocarse en los habitantes de Shanghai: se trataba de la gente.

Con la llegada de la tecnología LED, la posibilidad de crear iluminaciones dinámicas y multicolores se ha convertido en una especie de norma. A nivel mundial la tecnología LED se ha optimizado, volviéndose un recurso menos costoso y con un nivel casi infinito de control, y de esta manera en las ciudades el cielo nocturno se ha transformado. Sin embargo, mientras las posibilidades para crear iluminaciones icónicas se han incrementado, resulta contradictorio que la arquitectura y los habitantes de las ciudades estén actualmente siendo relegados en importancia cuando se trata de crear proyectos de iluminación de gran escala.

Por esta razón el proyecto de Shanghai Bund propuso un enfoque a largo plazo, en el que la iluminación arquitectónica del puerto no tuviera que competir con las luces multicolores al interior de la ciudad y permitiese que la arquitectura fuera celebrada. Al final, el resultado fue una hermosa fachada que simula una especie de listón blanco a lo largo de la costa, un nuevo símbolo de la ciudad de Shanghai.

Esta idea hizo posible rescatar y destacar la riqueza de la arquitectura clásica existente: “todas las fachadas fueron construidas en las décadas de los veinte y treinta, y representan una bella postal histórica que sobrevivió a las revoluciones de pensamiento, de gobierno, y que por sí mismas aportan un gran valor a la ciudad”. Además, Stone destacó que “usualmente los proyectos de gran tamaño tardan muchos años en completarse, en el caso del Shanghai Bund, el trabajar con un equipo compuesto con gente muy talentosa y joven (UNOLAI Design), que ponía especial atención en todos los detalles fue una gran ventaja”.

El proyecto de iluminación arquitectónica de Shanghai Bund consistió en revelar las fachadas clásicas como una serie de bloques que simulan el brillo y la elegancia de un aparador de joyería; para ello se empleó luz blanca en un rango de temperaturas cálidas y frías que se aproximan al estilo de las luminarias incandescentes; esto permitió que se realzaran las fachadas históricas, a la vez que daba un contraste con los cambios de color y los shows de luces que se realizan al interior de Pudong y en otras ciudades de China.

Este proyecto de iluminación ha permitido que los visitantes y habitantes de la ciudad de Shanghai puedan disfrutar del tesoro arquitectónico que cubre la costa de Huang Pu River de una forma que les resulte benéfica; pues desde el principio del proyecto se pensó en el bienestar de las personas, y no tanto en “una noche sobre-iluminada”. Ahora el puerto ofrece “una imagen que captura los sentidos, a la vez que es icónica y única en Shanghai”, afirma Stone.

Las 27 lineas que conforman el bloque de fachadas de la costa se iluminaron de manera uniforme con 2600K. Este sistema de control demuestra un nuevo nivel de innovación, no tanto por su complejidad sino por su simpleza, con más de 20,000 puntos de luz de control individual, que permiten que todo el edificio -o partes de él- se iluminen de forma independiente.

Cada día puede programarse una iluminación estática que de forma simple aporta visibilidad al bloque de edificios que cubre la costa o, en ocasiones, la iluminación puede adquirir un carácter más dinámico, como una manera de explicar el potencial de la riqueza arquitectónica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Cotiza ahora!
Encuentranos
× ¿Cómo puedo ayudarte?